con su mismo

a veces
la rebeldía
y la libertad
pueden ser también
objetos de consumo.

Anuncios

umbilical

solo,
empiezo de nuevo a caminar,
a adueñarme de lo que llamo mi vida
que hasta ahora había sido
de alguien más

y mientras arden los puentes tras de mí
y se esconde el sol del día que acaba,
se dibuja lentamente una sonrisa
que nace en mi pecho
y acaba detrás de las nubes,
allá por las estrellas,
porque nacer es siempre alegre y doloroso,
y hoy me he parido a mí mismo
una vez más.