madre

y aunque mucho duela
la lección es clara:
la espectativa es la madre
de toda desilusión.

 

Anuncios