oscilar

este ánimo mio
que es también un péndulo
y un sismógrafo
y un delgadísimo cristal
me obliga generosamente
a aprenderme
y a flotar
por encima
de mis circunstancias.

Anuncios