luis alberto

si esta vez
se aventurase
un poco más
por sus cavernas
adentro
tras el eco
que es la espuma
de sus pasos
encontraría
entonces
el balcón
donde se mira
que es uno mismo
el dolor
que acarician
aquellos que recorren
los caminos de la buena memoria.

Anuncios

skizzo

de vuelta a los cuadernos,
como si en este gesto
de rayar introspecciones
vivieran la alegría
el descanso
y la calma.

mientras espero la llegada
de la próxima palabra
me acompaña un cese
de propiedad
y entro en este sueño
donde soy otro
que me mira
esperando,
luego el otro se va
y ya yo tengo palabra:

en cada yo
hay muchos yos
y el dios es la suma
de sus partes.
y el mar,
legión de legiones,
es igual.

no hay singular
ni individual
si no se es uno.

y nadie es uno.