ícaro

la sobriedad
del que regula su pasión
no es dulce
ni brilla
para el que
volando sobre las cumbres de sí mismo
busca algo
que ya no es más
para controlar.

Anuncios