caprichoso

el impulso inmediato
que gobierna mis días
no entiende de distancias,
ni contempla realidades.

cuando se es dios
y no está lo que se quiere,
se avecinan los diluvios
que ha venido nutriendo
nuestra ira.