fractal

recuerdo,
y créame,
no es una dicha,
cualquier consejo
o moraleja ambigua
con un terrible grado de seriedad
y convierto a menudo mi vida
en un intento
de resolver ese acertijo sin sentido
o sin más sentido
que las cosas que parecen
de verdad tener sentido,
como si ‘de verdad’ fuera algo,
como si ‘algo’,
y vuelvo a mí
y me descubro
mitificando lo desconocido,
serpiente que muerde su cola
con palabras.

detrás de mí,
los astros
y su danza precisa
miden algo que crece
y se acumula
pero que sobretodo
se repite.

amplio espejo fractal
este existir.

rayo de bus

hoy si logra relajarse
y como cuando el gato sale
los ratones hacen fiesta,
descuidada su cara
aparece una sonrisa
en la que si puede creer
y recuerda una vez más
que ya todos tenemos
aquello que anhelamos.

regaño

avísame si te estorba
mi cortina
o el diván
y me verás un, dos
desaparecer,
fuego
cortina de humo
y detrás de ti
suave la risa
de un lagarto que repite:
‘piel áspera es tu recuerdo
pero más allá de tus besos
prefiero mi libertad.’

astrónomo

había sido todo ceremonia
con los preparativos
de esta, su segunda audiencia
con los más altos jerarcas
de la manifestación inmediata.

en el morral
lo gallardo
cauto
y atento
eran juguetes
para el niño
que lo escogió
como el hombre
que habría de representarlo
ante los otros hombres,
mientras él jugaba
a verse a sí mismo
a los ojos.